Top

news

Stories

 

Este sacerdote no fue el primero al cual los líderes de la diócesis de Orange mandaron al extranjero con el propósito de evadir la ley. En 1985, Driscoll—entonces canciller de la diócesis de Orange, ahora obispo de Boise—les pidió a los oficiales de la iglesia en Liverpool, Inglaterra, que tomaran al Reverendo Robert Foley, quien admitió haber acosado sexualmente a un niño de 8 años durante un campamento de Boy Scouts, organizado por San Justin Mártir en Anaheim. La madre del pequeño, esribió Driscoll, “ha amenazado ir a la policia,” y Foley, “está en peligro de ser detenido y encarcelado si se queda aquí.” Un poco después, Foley huyó de los Estados Unidos para Inglaterra; nunca enfrento enjuiciamiento.

Ese mismo año, Eluterio Ramos admitió al haber acosado sexualmente a un joven adolescente durante su estancia en San Antonio Claret. Driscoll y John Steinbock—entonces el obispo auxiliar en Orange, ahora el obispo en Fresno—lo mandaron rumbo a Tijuana, en donde Ramos encabezó un ministerio de niños hasta que oficiales de la diócesis de Orange lo revocaron en 1993, después de que una víctima presentó una demanda civil en su contra.

Ningún oficial de la iglesia, ni en la diócesis de Biose, Chimbote ó Orange, ó la arquidiócesis de Madrid, regresaron los mensajes del Weekly intentando buscar un comunicado para esta historia.

Jimenez (middle row, far right) in Honduras during the 1980s
Jimenez (middle row, far right) in Honduras during the 1980s
The priest (second from right) with Honduran children
The priest (second from right) with Honduran children

Historia traducida por: EMA

garellano@ocweekly.com

« Previous Page
 |
 
1
 
2
 
All
 
 
Loading...